Terapia Neural

  • Terapia Neural

A lo largo del proceso evolutivo el hombre ha desarrollado una gran capacidad de adaptación para poder sobrevivir. El eje de esta capacidad adaptativa está constituido por la interacción existente entre la mente, el sistema nervioso, el sistema inmunitario y el sistema hormonal.

Los diferentes órganos y tejidos de nuestro cuerpo, están conectados por el sistema nervioso que es una gran red de información y regulación que llega a todas las células a través de la matriz extracelular (conocida como sustancia básica a partir de los estudios del Dr. Psichinger).

La Terapia Neural actúa sobre el Sistema Nervioso Vegetativo (SNV) con el fin de facilitar los mecanismos de auto-curación del organismo enfermo actuando como terapia reguladora, mediante estímulos inespecíficos en puntos específicos del organismo.

PAPEL DEL SNV EN EL PROCESO DE LA ENFERMEDAD

El SNV, con sus circuitos reguladores humorales, hormonales, neurales y celulares, toma parte en todas las reacciones del organismo, y por su participación en los procesos mentales, emocionales, sociales y culturales, el sistema nervioso es una pieza clave en la integración de la totalidad del SER.

Según el Dr. Peter Dosch (Alemania), cada célula equivaldría a una pequeñísima batería de potasio con un potencial de 40 a 90 milivoltios. Cada estímulo hace caer este potencial (despolarización) y la célula lo recupera de forma inmediata (repolarización). Si los estímulos irritantes son muy frecuentes o muy fuertes, la célula pierde la capacidad de responder ante estos y quedará en un estado de despolarización permanente y debilitada. Se altera el funcionamiento electro-químico de la membrana celular actuando como foco de interferencias.

El Dr. Julio C. Payán (Colombia) define el campo interferente (CI) como una irritación que permanece en la memoria del SNV y que, en un determinado momento, uno o varios de estos CI pueden causar cambios patológicos a distancia.

Cualquier infección, inflamación, traumatismo, cicatriz, afección odontológica, etc., así como situaciones psíquicas estresantes, puede actuar como campo interferente. Así podemos entender por ejemplo como a partir de una intervención quirúrgica pueden aparecer problemas en la cabeza de un tiempo que aparentemente no están relacionados con esta operación como alergias, migrañas, dolores, estreñimiento, etc.

Para neutralizar estas irritaciones se utiliza un anestésico local muy diluido (generalmente, clorhidrato de procaína al 1 o 0.5%) ya que tiene un alto potencial eléctrico (290 milivoltios) se inyecta en microdosis a puntos concretos del cuerpo que se considera que están más irritados y que podrían ser determinantes en la mejoría de la enfermedad. La procaína repolariza y estabiliza el potencial de membrana celular permitiendo así recuperar y estabilizar la función del SNV.

La mejoría lograda con la terapia neural puede ser inmediata y suele aumentar con la repetición de las sesiones ya que la mejoría suele ser cada vez más larga en el tiempo y los síntomas menos intensos hasta llegar, en muchos casos, a la ausencia de síntomas.